Ayude a su hijo a vencer el miedo a la oscuridad

Cuando llega la hora de dormir y apagar las luces, comienzan las quejas: "¡mamá, tengo miedo de la oscuridad!". Es que si bien son varios los adultos con miedo a la oscuridad, entre los niños el problema está muy extendido.

Los chicos empiezan a mostrar su temor, lloran, chantagean (¡con la luz apagada no me duermo!) y acaban con la paciencia de cualquiera que esté alrededor. Tal comportamiento implica atención y cuidados, pero no significa que algo esté mal con su hijo. "Todos crecemos con miedo a lo desconocido; imagínese cómo ese miedo impacta sobre los chicos", explica la sicóloga Liliane da Silva.

"En vez de reprender, los padres deberían enseñarle a los chicos cómo superar la incomodidad, distrayendo al niño y mostrándole que si hay personas de confianza alrededor, la oscuridad no encierra ningún peligro", dice Da Silva. En suma, que los recelos infantiles no desaparecerán rápidamente, pero con ayuda de los especialistas es posible que, de a poco, se alivien las preocupaciones y angustias de los más pequeños.

Adiós a las historias de monstruos
Para calmar a los niños más inquietos, muchos adultos recurren a figuras que causan miedo. Pero se trata de un recurso que termina asustando a los niños cuando están a solas. "Terminan imaginando personajes sombríos y claro, salen corriendo atrás de los adultos en busca de ayuda", dice la sicóloga. Lo ideal es que antes de dormir se cuente a los niños una historia calma, sin personajes ni situaciones que puedan amedrentarlos.

Búsqueda del tesoro con linterna
Se trata de un jueguito que le da seguridad a los niños cuando deben toparse con la oscuridad. Esconda algún postre o juguete por la casa; deje pistas en lugares estratégicos para que el niño logre llegar hasta el "tesoro". Pero que toda la búsqueda se haga sólo con la ayuda de una linterna y el resto de las luces de la casa permanezcan apagadas.

Teatro de sombras
Es el juego perfecto para la hora de dormir: se apagan las luces de la habitación y sólo se deja una mínima lamparita o velador encendido. Con las manos, títeres o marionetas, cree una historia de sombras que se proyecten en la pared; cambie los argumentos de las historias, genere un ambiente de aventura. La mínima luz puede quedar encendida al terminar el juego, para que si el niño se despierta no se asuste con la oscuridad absoluta de la noche.

Cielo estrellado
Los adhesivos fosforescentes pegados en el techo adornan la habitación y distraen a los chicos a la hora de dormir. Con forma de estrellitas y planetas, los adhesivos son más que un detalle de decoración: rompen con esa sensación de aislamiento que sofoca y angustia a los niños cuando tienen que dormir solitos en su habitación.

Amigos de peluche
Para muchos puede parecer una tontería, pero un osito o una muñeca ayudan a muchos niños a superar el terror que la oscuridad les infunde a la hora de dormir. Abrazados a sus juguetes, olvidan que están solos. "Muchos incluso inventan historias imaginarias y se duermen con mayor facilidad. Los padres que, por temor a criar hijos inseguros, evitan esa opción, pueden quedarse tranquilos: poco a poco el mismo chico va dejando atrás el hábito, aunque después se convierta en un adulto que adora dormir abrazado a la almohada", concluye, entre risas, la sicóloga Da Silva.


Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

June 23, 2017, 2:10 pm
Cubierto
Cubierto
28°C
sensación térmica: 29°C
presión: 1010 mb
humedad: 60%
viento: 4 m/s NNW
Ráfagas: 4 m/s
UV-Index: 5
salida del sol: 5:40 am
puesta de sol: 8:32 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía