Bajar el colesterol

Una alimentación adecuada nos ayuda a mantenernos saludables

La alteración de colesterol y triglicéridos en la sangre se llama dislipidemia y puede ocasionar enfermedades cardiovasculares graves si no se controla

El colesterol es una sustancia parecida a la grasa que se encuentra en los alimentos como la carne, el pescado, el pollo, los huevos y la leche entera, pero que también se produce y sintetiza en el hígado.

Tiene varias funciones importantes como el formar parte de las membranas de las células, especialmente las del sistema nervioso central, participar en la síntesis de ácidos biliares, vitamina D y hormonas, tanto sexuales como las que producen las glándulas suprarrenales. Es además absolutamente necesario para el transporte de la grasa por el torrente sanguíneo.

El colesterol proviene de dos fuentes, siendo la principal el hígado, que produce y sintetiza el 70% existente en la sangre, mientras que el 30% restante, proviene de dos fuentes mezcladas que son los alimentos que consumimos y que lo contienen y el que es producido por la vía biliar.

El colesterol es transportado en el flujo sanguíneo en proteínas especiales llamadas lipoproteínas. Las dos más conocidas son las de baja densidad o colesterol LDL y las de alta densidad o colesterol HDL. El llamado colesterol “malo” es el primero o sea el LDL ya que en exceso que acumula en las paredes arteriales lo que contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y apoplejía.

Las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte de enfermedades no trasmisibles y el problema es tan severo, que cada 4 segundos se produce una embolia, en México, cada 3 minutos muere una persona y en el mundo 800 millones mueren anualmente.

El colesterol alto es uno de las 4 factores más importantes para el desarrollo de estas enfermedades, ya que esta sustancia se deposita en las paredes arteriales engrosándolas de tal forma, que se bloquea el paso normal de la sangre produciendo una alteración en la sangre o dislipidemia que además es causa directa del desarrollo de arteroesclerosis.

La alteración de colesterol y triglicéridos en la sangre se llama dislipidemia y este problema afecta a 1 de cada 5 adultos, especialmente a los que padecen diabetes, hipertensión, obesidad y enfermedad coronaria aumentando el riesgo de muerte por infartos, anginas, embolias, derrames cerebrales y amputaciones.

Los niveles de colesterol en sangre se detectan mediante un análisis de sangre, que debe hacerse por lo menos una vez al año, o si hay antecedentes cada 6 meses mínimo.

Cuando una persona tiene el colesterol alto es muy importante no solamente que modifique su dieta, sino también su estilo de vida evitando el tabaco, las bebidas alcohólicas, el sedentarismo o sea la falta de ejercicio físico. Pero también es muy importante que consulte un médico internista para detectar posibles fallas de su hígado, ya que este es la principal fuente de producción y que cumpla con el tratamiento completo.

Una alimentación adecuada nos ayuda a mantenernos saludables

El colesterol es una sustancia grasa de la familia de los triglicéridos y si bien desempeña muchas funciones importantes para el organismo. Es componente de las membranas celulares y es el origen de las hormonas sexuales y esteroides suprarrenales, pero cuando se presenta en cantidades elevadas puede ser una bomba de tiempo que ayude a detonar problemas cardiovasculares severos.

Todos los seres humanos tenemos tres tipos de colesterol: el LDL o colesterol malo y el HDL y el VLDL que son buenos porque regresan al hígado para procesar algunos nutrimentos.

Cuando se han detectado niveles elevados de colesterol en la sangre, es necesario además de un control médico que quizá requiera del uso de medicamentos, el evitar el consumo de ciertos alimentos que lo contienen en gran cantidad.

Entre los alimentos que contienen mayor cantidad de colesterol están:

- Carnes rojas, carne de cerdo, tocino, embutidos como el chorizo o la salchicha.
- Visceras como el hígado, corazón, mollejas, riñones y sesos.
- La yema del huevo.
- Los alimentos con alto contenido en grasas como las frituras, los tacos o en general los antojitos mexicanos.
- Mariscos como los camarones, ostras, langostas, almejas, mejillones y, calamares.
- Productos lácteos como la mantequilla, la crema, la leche y yogurt sin descremar, los helados de crema y la nata.

- Los quesos como los del tipo crema, americano, suizo, mozzarella, los de cabra, gorda, el manchego curado.
- Bebidas alcohólicas como la cerveza o el licor.
- El pan dulce.

Para prevenir problemas de hipertensión, diabetes y cardiovasculares, es necesario que regularmente, por lo menos dos veces al año se realicen análisis de colesterol y triglicéridos para adaptar la dieta a las necesidades de salud de cada persona.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com