Cinco consejos para salvar tu matrimonio

¿Está tu matrimonio en peligro? No importa cuán mal esté, siempre hay esperanza y formas de cambiar las cosas. El doctor Michael Webb, un experto en relaciones de pareja que ha escrito varios artículos en diversos medios y autor de varios libros sobre esta temática, entre ellos un best seller titulado "101 Romantic Ideas".

Además, ha desarrollado cinco formas comunes para la mayoría de los casos que ayudarán a las parejas a crear una relación mejor, a renovar el amor que los llevó a juntarse y a construir un ambiente armonioso para su matrimonio. Estas son:

1. Manejen las discusiones de manera diferente
Todo matrimonio y toda relación enfrenta discusiones y desacuerdos, pero es la forma en que se las maneja lo más importante en estos casos. "Cuando era un adolescente me dije "no" a las drogas y cuando estuve al pie del altar dije "no" a las peleas", dice el especialista y a renglón seguido comenta sobre la gran campaña contra las drogas llevada a cabo por Nancy Reagan, esposa del ex presidente de los Estados Unidos con la frase "Sólo di no" que fue un éxito rotundo pues los adolescentes hicieron un compromiso verbal y una decisión mental de evitar las drogas incluso antes de que llegaran a la edad en que la tentación es mayor. "Pelear es algo que hace daño pues es adictivo y, si se continúa con ello posiblemente se causen daños irremediables. Ciertamente hay momentos cuando las emociones se salen de cauce y la inclinación natural es gritar y agredir. Muchas veces hasta he tenido que morderme la lengua para no decir algo de lo que me pudiera arrepentir más tarde. A mí me ha funcionado esto y llenarme de calma ha sido la mejor manera de evitar confrontaciones y de tener una vida tranquila dentro de mi hogar y disfrutarla. No veo por qué no puedan hacer lo mismo otras parejas", anota Webb.

2. Cómo lograr el entendimiento
En la mayoría de las relaciones, un pedido cortés y sincero consigue muchos mejores resultados que un grito, una queja o una rabieta, es la idea de este especialista. "Por ejemplo, el otro día mi esposa vio mi toalla del baño en la mitad del piso y dijo ‘seguramente desearás colgar la toalla porque si no lo haces no se secará para que la uses mañana luego de tu baño y, cuando mi ropa se amontona fuera de la canasta de la ropa sucia ella muy cordialmente me recuerda que sería de mucha ayuda para ella el que la coloque dentro de la canasta. ¿Cómo no voy a cumplir con sus deseos y pedidos si los hace de una manera tan amable y con tanta razón?". Pero si ella se pusiera furiosa y me gritara por el tema de la ropa sucia o la toalla mojada, seguramente iniciaríamos una discusión que terminaría en una batalla campal.

3. No hagan caso del chisme ni del descrédito
Nadie es perfecto. Según el experto, cuando las esposas se juntan y la conversación gira hacia las quejas sobre lo que hacen o dejan de hacer sus maridos o deciden, en general desacreditarlos, lo mejor es que las mujeres no sigan el juego. Tarde o temprano, los chistes y los cuentos se convierten en pequeñas ideas que giran y giran hasta hacer daño pero, según Webb, si alguien demuestra respeto y valoración por su pareja no puede estar desacreditándolo junto a otras personas. "Para un hombre nada es más devastador que llegar a saber que su mujer le critica en frente de los amigos. Lo mejor, tanto en las reuniones de los esposos como de las esposas es que cuando se empiece a criticar a alguien y eso pueda llevar a un desacuerdo matrimonial, se hable de otras cosas y se enfatice también en aquellos buenos momentos que se tienen en cada hogar. Para un hombre y también para una mujer saber que su esposo/a no le critica cuando está con su grupo de amistades es algo que le da, no sólo seguridad sobre el amor y respeto que su pareja le tiene sino que, además aumenta su confianza en él/ella y también su autoconfianza", señala el autor.

4. Cambiar la rutina
Luego de algunos meses o años, la mayoría de las parejas se siente cómoda dentro de un esquema que se ha creado en el que se hacen rutinariamente las mismas cosas. Lo mismo para cenar, la misma rutina sexual, las mismas actividades (cine, paseo en el parque) y los mismos comportamientos que van poco a poco apagando esa llama mágica encendida al inicio del matrimonio. Para solucionar este posible patrón de actividades diarias, lo mejor será poner atención a tres áreas importantes:
a. Tengan citas creativas, vayan a lugares a donde no han ido antes, al menos una vez al mes. Visiten un museo o una galería de arte, vayan un fin de semana a la playa, etc.
b. Haz de su encuentro sexual algo diferente. Ofrece una copa de vino o champán cuando estén listos para ir a la cama, por ejemplo.
c. Sal de lo normal, compra un regalo para tu pareja y dile que lo amas, aunque no sea ni su cumpleaños ni el aniversario de algo.

5. Enfrenten los problemas económicos y las deudas
Uno de los temas más álgidos dentro de un matrimonio es el del manejo del dinero. No solamente que ahora hay más divorcios por esto sino que las parejas deciden separarse con mayor facilidad y al poco tiempo de haberse juntado porque no logran superar la presión económica. El doctor Webb da algunas ideas para que puedan controlar este terrible enemigo del matrimonio:
a. Priorizar todos los aspectos del presupuesto familiar. Solamente cuando se analizan los hábitos de gastos se da uno cuenta de que se está desperdiciando el dinero. Es una buena oportunidad para hablar sobre las metas y los sueños.
b. Ten en cuenta el gasto frívolo de dinero porque ésta es una señal de falta de respecto al matrimonio y a la pareja.
c. Haz un inventario de las necesidades básicas y vean en conjunto la mejor manera de irlas cubriendo.

El Comercio, Ecuador

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

October 17, 2017, 2:53 am
Niebla
Niebla
5°C
sensación térmica: 7°C
presión: 1030 mb
humedad: 100%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 7:15 am
puesta de sol: 6:23 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía