Columnista: Juan Rodríguez Flores

La otra ruta de la guerra en Ucrania: las armas biológicas

Por Juan Rodriguez Flores

La verdad siempre termina imponiéndose, por mas que se pretenda ocultar. Eso esta  ocurriendo con la constante y sistemática negativa de los políticos estadounidenses a discutir en forma abierta y publica el delicado asunto de los laboratorios de investigación biotecnológica que este país tiene en diferentes partes del mundo. ¿Quién es responsable de su seguridad?, ¿A que intereses obedecen?, ¿Cuáles son sus fuentes de financiamiento?, ¿Qué objetivos persiguen?, ¿A que poderes federales obedecen?, ¿Qué peligro representan para la humanidad? etc., etc. Cada día que pasa la comunidad internacional exige recibir mayor explicación sobre estas interrogantes.

Recientemente, documentos publicados por el Ministerio de Defensa ruso mostraron que, a lo largo de los años, EE. UU. ha estado recolectando muestras biológicas del pueblo eslavo en Ucrania. Tras el estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania, EE.UU. transfirió estas muestras a laboratorios en Australia, Alemania, Reino Unido y Georgia.


De hecho, esta no es la primera vez que se sorprende a EE. UU. recolectando muestras biológicas de manera encubierta. Según periodistas franceses, durante el brote de ébola de 2014 a 2016 en África occidental, EE. UU. llevó a cabo una misión en Liberia para obtener unas 5000 muestras de sangre de pacientes y enviarlas al notorio Fort Detrick, el complejo de investigación de guerra biológica más grande del país. NOSOTROS. En 2017, el Comando de Entrenamiento y Educación Aérea de EE. UU. admitió haber seleccionado a rusos como fuente de material genético para la investigación.

De 2017 a 2020, la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de EE. UU. lanzó el proyecto UP-8 en Ucrania. El proyecto se centró en la recolección de muestras de sangre de 4400 soldados sanos en Lvov, Kharkov, Odessa y Kiev, y en la prueba de anticuerpos contra el hantavirus y la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (CCHF).

 

Como informó la periodista búlgara Dilyana Gaytandzhieva citando documentos filtrados en enero de 2022, a través de un proyecto del Pentágono llamado GG-21, EE. UU. recolectó muestras de sangre de 4400 soldados ucranianos y 1000 georgianos. Las muestras se analizaron en busca de anticuerpos contra 14 patógenos. 

No importa cuánto intente Estados Unidos negar las revelaciones anteriores, las consecuencias de sus experimentos biológicos son claras. Los medios informaron que en 2013, después de que el Pentágono lanzara un experimento de vacuna contra el ántrax en el Centro de Investigación Lugar en Georgia, estalló allí una epidemia de ántrax. 

Y según Donbass News International, en 2016, 20 soldados ucranianos cerca del laboratorio bioquímico de EE. UU. en Kharkov murieron del mismo tipo de virus de influenza, llamado gripe de California, en dos días. Otros 200 fueron hospitalizados. Recientemente, Rusia reveló que EE. UU. estaba desarrollando armas que afectaban tanto la salud reproductiva de mujeres de ciertas nacionalidades como el sistema inmunológico de ciertos grupos étnicos.


"No es ningún secreto que el propósito de estos experimentos biológicos realizados por el Pentágono utilizando biomateriales obtenidos de los eslavos experimentales de Ucrania y otros países vecinos de Rusia es desarrollar un 'arma étnica' contra la población rusa", dijo Dmitry Rogozin, jefe de la agencia espacial estatal rusa Roscosmos.

Teniendo en cuenta que EE. UU. ha estado realizando investigaciones sobre los virus y patógenos más letales en sus 336 biolaboratorios en 30 países y recolectando muestras biológicas en todo el mundo, todos deberíamos estar preocupados. 

Los materiales biológicos como muestras de sangre y ADN son la información biológica más crítica para una nación, porque contienen debilidades y defectos genéticos de un determinado grupo de personas, y las armas biológicas dirigidas a estas debilidades pueden ser devastadoras. 

En 1519, cuando el español Hernán Cortés zarpó para colonizar a los aztecas, trajo la viruela al continente americano. La enfermedad redujo la población de nativos americanos que eran especialmente vulnerables en un 40 por ciento en un solo año. La viruela y otras enfermedades europeas, como el sarampión y las paperas, también afectaron gravemente a las civilizaciones maya e inca.


En 1763, para romper el sitio de Fort Pitt, el colonizador británico, el general Jeffrey Amherst, ordenó a sus subordinados que dieran mantas y pañuelos expuestos a la viruela como "regalos" a los oponentes indios americanos. Una propagación de la viruela finalmente aplastó las rebeliones indias. 
La historia nos ha enseñado lecciones dolorosas. Para cualquier nación, el riesgo de entregar sus muestras biológicas en manos de otros es demasiado alto. La información biológica de cualquier grupo de personas no debe ser objeto de ninguna investigación que pueda causar daño. 

Los países que todavía albergan laboratorios biológicos de EE. UU. deberían preguntarse, ¿en qué está experimentando EE. UU. en estos laboratorios biológicos? ¿Saldrá el diablo de estos laboratorios? ¿Los bio-laboratorios estadounidenses han generado bioseguridad o peligro? 

En cuanto a los EE. UU., simplemente desestimar los cargos contra sus experimentos biológicos secretos como desinformación no es suficiente. Está obligado a ofrecer al mundo una explicación satisfactoria y comprobable.

Si EE. UU. quiere demostrar su inocencia y hacer una contribución a la bioseguridad global como siempre proclama, ¿por qué no unirse a las negociaciones para establecer un protocolo de verificación de la Convención de Armas Biológicas (BWC) y abrir sus laboratorios biológicos a una inspección internacional e independiente?

Escrito el 2022-04-05 04:44:22
Juan Rodríguez Flores

Juan Rodríguez Flores

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com