Cómo cuidar la piel en el verano

El sol es el primer factor de envejecimiento cutaneo, sin embargo, conseguir un tono bronceado es una de las metas de todo el mundo al llegar el verano. Porque además de estar de moda es todo un símbolo de salud y bienestar

¿Cuáles son los factores que dañan la piel durante el verano?

El factor que más influye en el daño de la piel es la radiación ultravioleta, que proviene fundamentalmente del sol, aunque también se puede encontrar en aparatos artificiales como las camas solares.
El sol emite dos tipos de rayos ultravioletas (RUV) que dañan la piel, los UVA y UVB. Los UVB se incrementan entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, horario en el cual recomendamos que la gente no se exponga al sol, ni siquiera con protector. Por su parte, los UVA son altos durante todo el día, incluso a las 8 de la mañana o a las 6 de la tarde, y durante todo el año.

¿Qué protector es el recomendado para protegerse adecuadamente?

Aconsejamos el uso de protectores solares de amplio espectro, lo que significa que tienen cobertura para ambos tipos de rayos ultravioleta. Esto debe estar explicitado en la etiqueta, de no ser así, hay que consultarlo con el médico.
Otras recomendaciones importantes son:
• El factor de protección (FPS o SPF) debe ser por lo menos de 30.
• Ponerse una buena cantidad de protector, sobre todo en aquellos lugares que siempre son olvidados: orejas, dorso de las manos, dorso de los pies y cuello.
• Utilizar el mismo factor en todo el cuerpo.
• Utilizar el mismo factor a lo largo del tiempo, es habitual que uno comience las vacaciones poniéndose un factor alto, y luego va bajando a medida que se va bronceando. Esto no es adecuado, ya que el bronceado equivale a un factor de protección 4, por lo que no protege contra futuras agresiones.
• No dejarlo mucho tiempo en el sol, ni destapado, y chequear la fecha de vencimiento.

¿De qué otras formas me puedo proteger?

Principalmente estando bajo una buena sombra. Hay que tener cuidado porque si ésta es sutil deja pasar el 50% de la radiación.
La ropa es otra forma de protección, se pueden usar prendas con manga larga, pantalones y/o sombreros con ala ancha (más de 10 cm.). Contrariamente a lo que se cree, la ropa blanca es más fresca pero protege menos, mientras que la negra es más calurosa pero nos cubre más de los efectos del sol.

¿Cuándo está nublado debo cuidarme igual?

Sí, ya que las nubes dejan pasar el 80% de la radiación. También hay que tener cuidado al meterse al agua, ya que sólo filtra el 50% de los rayos UV.

¿Quiénes son los que corren mayores riesgos?

Los niños menores de 6 meses, ya que no pueden usar protector solar, porque se absorbe a través de la piel y el niño no está preparado para eso.
• Los niños menores de 1 año, ya que si bien se pueden poner protector solar para alguna exposición solar ocasional, no es recomendable. Deben usar sí o sí formulaciones para niños, debido a que al tener más filtros físicos que químicos son más seguros.
• Individuos con antecedentes familiares o personales de cáncer de la piel.
• Aquellos que tienen cáncer en general, ya que el sol disminuye las defensas.
• Las personas que toman ciertos medicamentos fotosensibilizantes (diuréticos, remedios para la presión, psicofármacos, antibióticos) que sensibilizan la piel, y pueden sufrir quemaduras.
• Los que tienen enfermedades fotosensibles como el lupus.
• Los que estén con alguna infección activa en la piel.
• Las personas que tienen muchos lunares.

¿Qué debo hacer si la piel se ha quemado?

Si sólo es enrojecimiento leve, hay que usar algún producto postsolar, que haya estado guardado en la heladera, e hidratarse mucho después de la quemadura. También se deberá evitar la exposición hasta que la piel esté recuperada.
Si la quemadura es más grave hay que consultar al médico. No hay que untarse aloe vera de plantas, ni pepino, ni ningún remedio casero.

11 mitos a la hora de tomar sol
El cáncer de piel es la forma de cáncer mas frecuente y en los últimos años ha aumentado más que cualquier otro en todo el mundo. Si bien es más frecuente después de los 50 años, actualmente se detecta en personas cada vez más jóvenes. Incluso los niños pueden tener, aunque afortunadamente es excepcional.
El cáncer de piel se debe a:
• Predisposición genética
• Factores ambientales: el más importante es la exposición indiscriminada a los rayos ultravioleta (RUV), tanto de fuentes naturales como el sol, como de fuentes artificiales como las camas solares.
En realidad el cáncer de piel no es uno solo, sino que existen muchas variedades. Los más frecuentes son:
• Carcinoma (o epitelioma) basocelular. Afecta a 1 de cada 3 personas de raza blanca: un porcentaje altísimo.
• Carcinoma (o epitelioma) espinocelular. Representa entre el 15 y 20% de los casos.
• Melanoma. Si bien representa solo el 10%, es el causante del 75% de la mortalidad.
El carcinoma espinocelular (CEC) y el melanoma son de mayor gravedad, y en estados avanzados pueden comprometer la vida del paciente. Este último solo puede ser curado en etapas muy iniciales y una vez que se disemina lleva a la muerte a corto o mediano plazo.
Las personas que han tenido alguna forma de cáncer de piel, tienen mayores posibilidades de tenerlo nuevamente, por lo que tienen que hacerse controles dermatológicos más frecuentemente. Para la población general, la frecuencia recomendada es una vez al año.
Comprometidos con la campaña de Prevención del Cáncer de Piel, queremos hacer hincapié en terminar con algunos de los principales mitos a la hora de tomar sol.

LOS 11 MITOS
1 “El sol de la mañana temprano y de la tarde (después de las 16 hs) es completamente seguro y en esas horas no necesito ponerme protector solar”

No es así. Los rayos ultravioletas (RUV) principales son los VVA y los UVB. Los UVB son mas altos entre las 10 y las 16 hs, en cambio los UVA (que no se sienten tanto porque no dan tanto calor ni enrojecen tanto la piel), están presentes por igual desde que amanece hasta que oscurece. Estos RUV también pueden estimular la formación de cáncer y además son los principales responsables del envejecimiento de la piel.

2 “Si está nublado hay menos rayos ultravioletas”

Según la densidad de las nubes, pasa entre el 50 y el 85% de la radiación ultravioleta. Si esta nublado, hay que protegerse igual.

3 “En la sombra estoy protegido”

Depende del tipo de sombra. Por ejemplo: no es lo mismo estar debajo de un árbol frondoso que de uno pequeño y no es lo mismo cerca del tronco que mas alejado. En la mayoría de los casos, a la sombra hay un 50% de la radiación ultravioleta.

4 “No me pongo protector después de meterme al mar o la pileta, porque el producto que compré es resistente al agua”

La resistencia al agua está calculada para un baño corto, en agua dulce. Si el baño es muy prolongado, o es en agua de mar, la fricción de la sal y la arena remueven una parte importante del protector, por lo que hay que volver a colocarse al salir. Siempre hay que hacerlo con la piel seca.

5 “Al principio del verano o de las vacaciones uso un protector alto y después voy bajando”

¡Error! La capacidad de protección del bronceado, por más que sea intenso, equivale a tener puesto un protector solar 4, es decir, casi nada. Hay que usar protección mayor de 30 todo el tiempo.

6 “Como tomo sol todo el día, el protector me lo pongo a la mañana”

Hay que tener cuidado con este tema. A las 2 o 3 horas de aplicar el protector, sea la marca que sea, pierde parte de su eficacia, por lo que hay que reaplicarlo.

7 “Me pongo protector alto en la cara y mas bajo en el cuerpo”

Otro error frecuente. Lo único que voy a lograr es cuidar mejor mi cara y dejar que el resto de mi piel sufra las consecuencias.

8 “Me protejo la cabeza con gorra”

Cuidado: La gorra con visera solo protege el cuero cabelludo y la frente. Para proteger el resto de la cara y las orejas hay que usar sombrero con ala de por lo menos 7 cm.

9 “Es mejor llegar con color al verano, tomando sol todos los días, varios meses antes”

Falso, ya que la exposición continua, por ejemplo, tomar un rato de sol todos los días desde septiembre hasta marzo, aumenta la incidencia de CBC y CEC.

10 “Si me pongo pantalla solar no me bronceo”

Primero, un protector solar no es una “pantalla”. Es decir que no filtra el 100% de los RUV, por lo que no estamos totalmente protegidos. Además, el bronceado es la formación de “melanina”, un pigmento que se deposita arriba de las células de la piel para proteger al ADN de sufrir más daño. Por lo tanto, el bronceado no es un signo de salud de la piel sino una respuesta al daño celular.

11 “La cama solar es más segura. Yo tomo cama solar para llegar mas protegido al verano”

¡Falso! Las “camas solares” son dispositivos de emisión de rayos (RUV). Inicialmente se diseñaron, pensando que los UVA (que son los principales rayos que emiten), además de producir bronceado sin enrojecimiento, eran más seguros. Con el tiempo, se descubrió que también producen aumento significativo del cáncer de piel, además de ser los principales responsables del envejecimiento de la piel. Desde el 2010, son consideradas cancerígenas por la OMS. Se estima que más de 10 sesiones aumenta el riesgo.

manny
Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

September 23, 2017, 9:37 am
Soleado
Soleado
20°C
sensación térmica: 24°C
presión: 1020 mb
humedad: 100%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 1
salida del sol: 6:53 am
puesta de sol: 7:01 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía