¿Como recupero la línea tras las comidas del verano?

Si durante las vacaciones has cogido alguna que otra libra no te pierdas el ejemplo de recetas que te proponemos

Unos más y otros menos, todos terminamos por descuidar un poquito los buenos hábitos alimenticios durante el verano. Comidas a deshoras, exceso de grasas o de azúcares en los menús, fritos, tapas, algún helado de más.

Caprichos que nos alegran las vacaciones y que, de cuando en cuando, no viene nada mal darse. Eso sí, en septiembre llega el momento de volver a ‘portarse’ bien. Pero... ¿cómo conseguir volver a recuperar la línea en caso de haber cogido algún que otro kilito? Estos son los consejos que te proponemos.

La carne de pavo o de pollo, servida sin piel y cocinada a la plancha resulta ideal para vigilar la línea y nada como hierbas aromáticas al gusto.

Una taza de caldo de verduras desgrasado antes de las comidas ayudará a saciarnos y disminuirá la ansiedad antes de comer o cenar.

Recomendaciones generales:
•En un primer momento para bajar peso lo ideal reducir al máximo el consumo de hidratos de carbono refinados e industrializados de alto índice glucémico como la bollería, pizzas, el pan, las pastas, el arroz, las legumbres, los dulces, el azúcar, y la miel. No sólo porque engordan sino porque segregan una sustancia que genera insulina y esto hace que en vez de estar saciados, queramos comer más.

•Lo recomendable es seleccionar alimentos con bajo índice glucémico realizando una dieta variada de frutas, verduras, carnes y lácteos desnatados. ¿El motivo?: mejoran la sensibilidad de la insulina y producen menos glucemia como respuesta a la comida subsiguiente, en definitiva evitan que volvamos a tener hambre al poco tiempo de haber comido.

•Es importante realizar cuatro comidas diarias y no saltarse ninguna: desayuno, comida, merienda, cena, así como respetar la porción ‘el centro del plato llano’. De hecho, una alimentación equilibrada es aquella en la que se puede comer de todo en forma variada y siempre respetando la medida justa.

•No olvidar la importancia de acompañar el tratamiento con un plan de actividad física adecuada, que además de ayudarnos a reducir el peso, mejora el estado de ánimo y reduce el estrés.

•Elige métodos de cocción que no requieran aceite, utilizando caldo desgrasado y superficies antiadherentes, cocido o hervido, vapor, escalfado, rehogado, plancha, horno o papillote. Así se reducen las calorías de forma significativa haciendo las preparaciones mucho más saludables.

Ejemplo de dieta: (sólo para los primeros días, durante el primer proceso de pérdida de peso).

Desayuno y merienda:
-Café con leche desnatada y sacarina.
-Elegir entre:
1 yogur con una fruta pequeña
4 lonchas de fiambre de pollo o pavo
4 porciones de queso desnatado o light

Comida y cena:
-Una taza de caldo de verduras colado y desgrasado, que nos dará más saciedad y disminuirá la ansiedad antes de comer.

-1 plato LLANO de verduras o una ensalada con 1 cucharadita de aceite, sal moderada, vinagre o limón,

-Una de las siguientes opciones:
Pollo o pavo sin piel a la plancha.
1 filete de merluza a la plancha.
1 lata pequeña de caballa al natural.
1 tortilla francesa de queso.
1 filete de ternera a la plancha.

-1 fruta pequeña de postre.


A tener en cuenta:
Lácteos:
En este grupo están permitidos los desnatados:
Leche desnatada sola, una taza distribuida durante el día, con infusiones, con café o mezclada con frutas. Yogur desnatado sin azúcar, quesos en lonchas desnatados, queso fresco desnatado (tipo Burgos), queso blanco desnatado, mozzarella light.

Huevo:
Es preferible la clara a la yema, pero en cualquier caso el huevo es pura proteína, así que puede tomarse cocido, en tortilla francesa o escalfada. Hay que evitarlos fritos, no sólo por el aceite sino porque suele tomarse con pan.

Carnes y pescados:
Carne de vacuno: optar por cortes magros como redondo, solomillo de ternera o filete de ternera.

Aves: pollo o pavo sin piel.
Pescados: blancos y frescos.
Envasados en lata al natural (atún, caballa, merluza).
En general: retirar toda la grasa visible y la piel antes de la cocción.

Vegetales:
Se pueden consumir crudos o cocidos, solos o en preparaciones como ensaladas, al horno, en puré, como guarnición, etc. Entre las posibilidades: acelgas, apio, berenjenas, berro, col, espárragos, espinacas, lechuga, pepino, rabanitos, lombarda, tomate, cebolla, calabacín, calabaza, palmitos, puerros, remolacha, zanahoria...

Frutas:
Se pueden consumir crudas o cocidas, con o sin piel, frescas, al horno, en compota sin azúcar, en macedonias de frutas.

Bebidas e infusiones:
Es importante beber entre 2 y 3 litros de líquidos al día. Entre las opciones: agua, agua mineral con o sin gas, refrescos light. café, té e infusiones.

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

October 20, 2017, 3:55 am
Niebla
Niebla
9°C
sensación térmica: 10°C
presión: 1020 mb
humedad: 100%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 7:18 am
puesta de sol: 6:19 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía