Cuando la eyaculación no da placer

Descubre qué es la anhedonia

Parecería difícil de creer, pero hay hombres que, luego de un intenso orgasmo y una satisfactoria relación sexual, podrían no experimentar ninguna clase de placer justo en el momento de la eyaculación.

Eso existe, es una situación de salud física y mental que se llama anhedonia o falta de placer por cualquier cosa, pero en esta ocasión en particular, por el sexo, es decir la eyaculación.

El desorden disociativo orgásmico del placer (PDOD, por sus siglas en inglés) es una afección que combina aspectos físicos y psíquicos del paciente y que debe tratarse integralmente.

Esta afección consiste en que el hombre puede sentir deseo, tener erección, una eyaculación normal, pero en el momento del orgasmo no sentir absolutamente ningún placer.

En algunos pacientes que lo padecen se ha visto que hay historial de depresión, ansiedad, fatiga, problemas emocionales, postraumas, historia de abuso sexual, o sentimientos de prohibición religiosa y cultural. En muchos casos, se da como consecuencia de enfermedades o abuso de sustancias.

Sin embargo, en otras ocasiones no se ha visto ninguna de estas variables. Algunos estudios apuntan a que se trata de una afección física debida a la falta o exceso de producción de algunas hormonas.

Cuando la anhedonia eyaculatoria está causada por la depresión, la esquizofrenia, los trastornos de ansiedad o el abuso de drogas, al controlar estas enfermedades también irá desapareciendo la falta de placer.

Sin embargo, ha habido casos en que ninguno de estos factores influye en la pérdida del placer durante el orgasmo. Esto es algo que tanto a psiquiatras, psicólogos y neurólogos les preocupa, sin que aun exista una respuesta exacta.

El origen de la anhedonia eyaculatoria radica en que las contracciones de los músculos genitales son muy débiles, lo que puede deberse a dos motivos: la falta de tono o fuerza muscular y, por supuesto, a los condicionantes emocionales ya mencionados.

También puede producirse tras un largo período de abstinencia sexual, pero no debe confundirse con la eyaculación precoz ni con ningún otro trastorno sexual. Los especialistas recomiendan que al menor de los síntomas se acuda de inmediato a un psiquiatra a un sexólogo o a ambos.

El Universal

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com