Cuida a tu corazón

Cada año se registran más de 60 mil muertes a consecuencia de enfermedades crónicas no transmisibles como la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

Checa éstas recomendaciones para reducir los riesgos de ataques cardiacos y problemas cerebro-vasculares, de la Federación Mundial del Corazón (WHF, por sus siglas en inglés).

En su sitio de internet www.world-heart-federation.org, la WHF alienta a la población a trabajar con corazón en el cuidado de su salud cardiaca con 10 sencillos pasos:
1. Incluye frutas y verduras en tu dieta diaria y evita el sobrepeso consumiendo la menor cantidad de alimentos procesados.

2. Ejercítate a diario al menos 30 minutos.

3. Mantén el peso adecuado de acuerdo con tu edad.

4. Vigila tus niveles de colesterol, glucosa y presión arterial.

5. Rechaza el consumo de tabaco.

6. Limita el consumo de alcohol.

7. Busca espacios libres de humo de tabaco.

8. Incrementa tu actividad física: opta por caminar y subir escaleras en la rutina diaria.

9. Elige opciones saludables para las comidas diarias.

10. Evita y aprende a manejar el estrés.

Termina con la hipertensión
Estas sencillas recomendaciones pretenden reducir los más de mil millones de personas que actualmente padecen hipertensión en todo el mundo y evitar los más de mil 500 millones que la Organización Mundial de la Salud prevé para el año 2025.

Cada año se registran más de 60 mil muertes a consecuencia de enfermedades crónicas no transmisibles como la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

Pero en realidad, el ritmo de vida actual, las distancias que se recorren para llegar a los lugares de trabajo, las largas jornadas laborales y los niveles de estrés pueden convertir sencillos consejos como los de la WHF en verdaderos retos. Por eso es importante que busques productos que, además de ser saludables, sean prácticos y propicien que tu vida sea más fácil en el desarrollo de tus actividades diarias.

Comienza por la forma en la que cocinas
Un ejemplo claro de esta realidad es la forma en la que cocinamos; si optas por los métodos tradicionales no sólo involucras a tu salud, sino también tu tiempo y recursos económicos.

El aceite que a diario utilizas en la elaboración de tus comidas implica la ingesta de importantes niveles de grasa que, combinado con una actividad sedentaria, evoluciona hasta convertirse en sobrepeso con las consecuencias que ya conocemos: hipertensión, obesidad y diabetes.

Los grandes avances tecnológicos no sólo están a nuestra disposición en las computadoras, los teléfonos y los automóviles, también se encuentran en los productos con los que elaboramos nuestros alimentos.

En el caso del aceite, existen presentaciones en aerosol que nos permiten tener un mayor control de las cantidades que consumimos en beneficio de nuestra salud, nuestra economía y nuestro planeta, pues evitamos desperdicios, el reuso, y los desechos que son verdaderos venenos para el ambiente. En el corto y largo plazo, el motor de tu cuerpo te lo agradecerá.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com