Cuidados para una piel madura

Conforme pasa el tiempo este órgano requiere de nuevas medidas para estar hidratado

Hoy en día, especialmente al entrar a los cuarenta, recurrir a alimentos especiales para reducir el colesterol, mantener la presión a un nivel normal y lograr una buena circulación sanguínea es una de las prioridades cuando se trata de cuidar el organismo. Sin embargo, durante esta etapa la piel, el órgano más extenso del cuerpo humano, también necesita de una alimentación especializada que respete sus particularidades para verse y sentirse saludable.

El paso del tiempo y la continua exposición a agresiones externas, exposición a rayos solares, contaminación ambiental, tabaco, mala alimentación y estrés- deterioran la calidad de vida de la piel y debilitan sus defensas naturales. A esto se suman los cambios naturales que sufre, provocando la pérdida de firmeza y elasticidad, sin duda uno de los primeros síntomas del envejecimiento.

Sin embargo, revertir estos efectos en la piel puede lograrse a través de tratamientos que alimenten, es decir hidraten y nutran la piel de acuerdo a sus necesidades específicas: edad, tipo de cutis, momento del día y zona del rostro.

La alimentación juega un papel muy importante en la salud en general y en la apariencia de la piel, ya que ésta puede verse afectada como resultado de un desbalance. Por eso, además de llevar una dieta balanceada, rica en granos enteros, frutas, verduras frescas y grasas saludables, es vital complementar el cuidado del rostro con un tratamiento especializado con los nutrientes claves.

Recupera la firmeza y elasticidad de tu piel
Al llegar a los 40 años de edad, la piel empieza a experimentar distintos cambios que resultan en la pérdida de firmeza y elasticidad. Esto se debe a que el proceso natural de regeneración de la piel que se viene haciendo lento desde los 30 años, se acentúa mucho más a los 40 y los puntos de unión de las fibras naturales que forman su "malla de soporte" se desgastan rápidamente, haciéndola perder su estructura y generando las arrugas.

Sin embargo, para revertir estos efectos, lo más importante es recurrir a un tratamiento especializado que sirva como un alimento nutritivo e hidratante que trabaje "de adentro hacia afuera", protegiendo y ayudando a restablecer las uniones vitales de la epidermis para que recupere su aspecto firme y elástico. De esta forma la piel mantendrá su aspecto saludable.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com