Diferentes lugares donde hacer el amor

Lo que necesitamos es mantener encendida la chispa de la pasión, y por supuesto de no hacerse daño ni ser detenidos en el intento.

Hay muchas cosas que hacer en esta corta vida antes de morir, y una de ellas es salir de tu habitación y tener sexo en sitios originales y excitantes, para mantener encendida la pasión

Más allá de la cama
¿Cuál es el lugar más loco donde has tenido sexo? Si no puedes responder a esta pregunta, no tienes de qué preocuparte, aquí te proponemos unos cuantos muy originales, algunos peligrosos, otros difíciles y excitantes. Se trata de salirse de la cama para desplegar en los lugares más insospechados todo el virtuosismo amoroso que tengan tú y tu hombre.

Casi con total seguridad, la mayoría de nosotras se ha iniciado en las artes amatorias en la cama. Si ya ha pasado algo de tiempo desde tus comienzos, sin duda te habrás aprendido de memoria las cosas en el colchón. Por eso éste puede ser un buen momento para adquirir más experiencia en la calle, literalmente.
Lugares peligrosos, difíciles y excitantes
Hay muchas cosas que hacer en esta corta vida antes de morir, y una de ellas es salir de tu habitación y tener sexo apasionado en otros lugares, así lo consideran Marsha Norman y Joseph St. James, autores del libro 101 lugares donde practicar sexo antes de morir.

Si estás todavía en la universidad, seguramente podrás completar la lista casi sin dificultad. Si estás en la madurez y aún no has salido de la recámara, ¡más te vale empezar ya!, porque la lista es bastante larga. Y si puedes marcar muchos de los lugares como "hecho", ¡felicidades!, por tu vida sexual emocionante y activa.

Algunos lugares son peligrosos, otros de difícil acceso y otros excitantes, si lo que te gusta es la posibilidad de ser sorprendida. Por lo menos son estupendas excusas para tentar a tu pareja con un lugar nuevo para ir de vacaciones o para asistir a un acto cultural.

10 Lugares donde amarse antes de morir
La cabina fotográfica.
No es de los sitios más populares, pero te conviene probarlo una vez. Su pequeña cortina es sin duda un impedimento porque deja al descubierto de la cintura para abajo, así que la estrategia es desprenderse de todas las prendas superiores. El premio: unas cuantas fotos que inmortalizarán el momento... ¡wow!

El salón de Pilates.
Visto de cerca puede parecer más una sala de tortura que un lugar para dejarse llevar por la pasión. Pero si lo piensas mejor, hasta los nombres de los aparatos son sugerentes: el cadillac es una mesa larga con postes de donde puedes colgarte boca abajo y sujetarte en posiciones bastante antinaturales. El barril es excelente para hacer estiramientos y te deja con el cuerpo arqueado hacia atrás y con ambas piernas sujetas en la escalera. Sólo existe una razón que pueda justificar esas posiciones.

Central Park de Nueva York.
Si tu amor y tú tienen la oportunidad de viajar, un lugar que hay que visitar es NYC, en particular Central Park. Y es que el carrusel, el estanque de Harlem Meer y los jardines de la Quinta Avenida tienen muchas posibilidades para consumar un encuentro sexual. Pero el mejor lugar es en medio del lago, sólo hay que alquilar un bote, remar y disfrutar de la vista de la Quinta Avenida y del horizonte urbano de Central Park West. Lo único que deben tener en cuenta es que muchas parejas se toman la foto de boda junto al lago, y no te conviene quedar inmortalizada en alguna postura indecorosa.

La fiesta de fin de año de la oficina.
Entre el champán y el gorro de Santa Claus, tiene sus estímulos y muchos chicos pueden parecer adorables. Lo complicado es tener cuidado al elegir a quién ligarte. Si no quieres fallar, el becario que no volverá después de las vacaciones es la opción, pues ya no estará en la empresa. Y si quieres conservar tu empleo, es mala idea ligarte a algún director.

El elevador.
El peor enemigo es el tiempo, pero también necesitas tener mucha buena suerte, pues corres el riesgo de que las puertas se abran ante la mirada atónita de algún espectador, además la mayoría de los ascensores actuales ya tienen cámaras de vigilancia. La clave está en llevar una vestimenta cómoda para perder el menor tiempo posible y un abrigo largo para taparte.
El coche. Es otro de los grandes clásicos y cuando eres estudiante, más que un capricho se convierte en una necesidad. Suele ser incómodo, sobre todo si eres una chica alta de piernas largas. Lo distinto del coche está en hacerlo sobre el cofre. Los riesgos: las abolladuras, la lámina caliente y la popularidad del lugar donde se estacionen, pues siempre puede haber algún mirón.

La playa.
Más que un clásico, es todo un cliché. Si ya has practicado sexo en ella, sabrás que la arena es todo menos romántica. Aunque sin duda el sonido de las olas y el agua en tu piel sí tienen mucho atractivo. Si estás convencida de esta aventura de agua salada, varíenla a algo menos rasposo: la caseta del salvavidas. Es importante asegurarse de que esté vacía y llevar una toalla para mantenerse libres de arena.

Sobre la lavadora.
No es tan gastado, aunque últimamente popular por el cine. La magia aquí consiste en transformar este espacio en lujurioso, probando nuevas posturas mientras se vibra con la lavadora encendida. Los peligros dependen de tu grado de equilibrio y de la precisión de tu galán, no olviden que se trata de mantenerse siempre sobre la lavadora.

Cerca de la chimenea.
Es el clásico romántico, pues delante del fuego es fácil enamorarse, nada como el juego de luces y sombras para realzar la belleza de tu amado. Aquí los mayores peligros son las chispas o la inhalación de humo. Y los riesgos, que tu pareja desaparezca cuando el fuego se apague y las luces se enciendan.
El catálogo de lugares donde practicar sexo puede llegar a ser infinito, y nada mejor que tu propia creatividad para proponer nuevos y sugerentes sitios. De lo que se trata es de mantener encendida la chispa de la pasión, y por supuesto de no hacerse daño ni ser detenidos en el intento.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com