El arte de saludar: el arte del saludo para diiferentes ocasiones.

El saludo es un elemento básico de la buena educación.

El saludo es tan importante como respirar. Es un pilar básico en la educación de las personas. El saludo revela muchos detalles sobre el carácter y la buena formación de una persona. Como decían nuestros mayores: "más vale saludar de más que de menos".

Simplemente al encontrarse una persona conocida, debe realizar un saludo. No hace falta charlar o pararse, si no lo considera oportuno, pero el saludo es imprescindible; ya sea un vecino, un compañero de trabajo, una persona que le han presentado recientemente, etc. El saludo es un elemento básico de la buena educación.

¿Qué es lo que mejor acompaña a un saludo? Una sonrisa, un gesto agradable. Aunque el saludo sea por pura cortesía o compromiso, debe ir acompañado de un gesto cordial. Las personas amables siempre tienen mejores oportunidades de caer bien a los demás, que las personas que no lo son.

Hay algunas reglas, que como en otras parcelas de la etiqueta aconsejan, pero no imponen, sobre el saludo. Veamos las más importantes:
1. El caballero saluda a la dama. Depende del país puede haber alguna ligera variación.
2. El más joven saluda a la persona de más edad.
3. El que va solo saluda a las personas que van en grupo.
4. Los solteros saludan a los casados. Apenas utilizado en la actualidad. Amén de que puede ser de difícil aplicación al desconocer el estado civil de la persona a saludar.
5. Cuando se combinan varias circunstancias, como edad, sexo, etc. suele prevalecer la edad. Es decir, entre una señora y un señor de avanzada edad, predomina el señor de avanzada edad, y es la señora la que se acerca a saludar al anciano.

El saludo puede hacerse en la distancia, con un pequeño gesto de cortesía (levantar ligeramente la mano, tocarse el ala del sombrero, etc.), pero sin intercambiar palabras a voces o cualquier otro tipo de manifestación verbal. O bien se puede saludar en la cercanía, sin invadir el espacio privado de las personas, es decir, pegándose literalmente a la otra persona. Se puede saludar sin "invadir" este espacio.

Los señores, cuando van cubiertos, debe descubrirse no solo para saludar, sino durante el tiempo que esté charlando con esa persona. Si lleva guantes puestos, también deberá quitárselos, o al menos quitarse el de la mano derecha para saludar. Las señoras pueden permanecer cubiertas, aunque en el caso de personas muy mayores, tampoco está de más descubrirse (si el sombrero o complemento, lo permite de forma sencilla). En el caso de llevar guantes, si es correcto, quitarse el de la mano derecha para saludar.

No se debe saludar con las manos en los bolsillos, con un cigarro o puro en la boca, comiendo, mascando chicle o actitudes similares. Si lleva en la mano derecha un paquete, bolso, paraguas, etc. deberá intercambiarlo de mano para saludar.

Como se ha dicho al principio del artículo, el saludo es una muestra de cortesía y educación. Y por ello solo puede evitarse en el caso de poner en un compromiso a otras personas. Por ejemplo el haber tenido algún "affaire" con una señora en el pasado y encontrarse a esta señora acompañada de otro caballero. En ese caso puede ser más prudente evitar el saludo para evitar poner en un compromiso a la señora.

Las circunstancias mandan y el saludo hay que hacerlo siempre como gesto de cortesía, pero sin comprometer a nadie.
protocolo.org

Acerca del Autor