El tomate, sus propiedades y una deliciosa receta.

Es una de las hortalizas más consumida en el mundo y tiñe de rojo multitud de platos de nuestra gastronomía. Sabroso e indispensable en la cocina, el tomate encierra en su interior un dechado de virtudes para la salud. Descúbrelas.

Crudo, frito, cocido, en salsa, en jugo o en un gazpacho, el tomate es un alimento nutritivo y refrescante que, por su sabor y bajo precio, forma parte de la dieta casi todos el mundo. Sin embargo, el beneficio de esta sencilla hortaliza en la salud puede ser muy superior a cualquier fármaco, producto de costosas y complejas investigaciones, que el hombre haya inventado. Y es que, hasta la fecha, ningún medicamento ha conseguido tener tantas propiedades terapéuticas como ha revelado poseer el tomate, puesto que por sí solo previene el cáncer y el infarto, además de combatir muchas otras enfermedades.

Si un científico proclamara que el producto que ha creado puede prevenir hasta nueve tipos de cáncer, reducir el colesterol, combatir infecciones, fortalecer el sistema inmune, eliminar el ácido úrico, aplacar el dolor artrítico y reducir el riesgo de infarto, cualquiera podría acusarle de mentir y de aprovecharse de las esperanzas de los demás. Si en vez de un científico se tratara de un agricultor probablemente habría que darle la razón, ya que estaría hablando del tomate.

El tomate es un conocido remineralizante y desintoxicante.
Además de las toxinas que expulsa debido a su efecto diurético, también se encarga de eliminar el ácido úrico y de reducir el colesterol. No es extraño, por tanto, que un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, encontrara que las personas que consumían este alimento con regularidad tenían la mitad de riesgo de sufrir un infarto que aquellos no lo hacían. El estudio comparó a 1.300 americanos y europeos que habían sufrido un infarto con el mismo número de sujetos que nunca lo habían padecido.

La conclusión era clara: la diferencia se encontraba en el consumo de tomate.
La sustancia que, según todos los estudios, es responsable de este resultado es el licopeno, un pigmento que le proporciona su característico color rojo. El licopeno también se encuentra en las sandías, las zanahorias, los albaricoques y los pomelos. La diferencia es que el tomate es el que mayor proporción tiene de este pigmento, hasta el punto de que proporciona el 90 por ciento del necesario para el organismo.

Hay diferentes tipos de tomate
Redondo, pera, cereza o ‘cherry’, en rama y de Montserrat, entre otros, pero, a grandes rasgos, todas estas variedades comparten las mismas propiedades nutritivas: son una fuente de potasio, fósforo y magnesio –necesarios para la actividad normal de nervios y músculos–, nos aportan importantes cantidades de vitaminas B1, B2, B5, E y, sobre todo, C y A –en concreto, betacaroteno o pro-vitamina A–. El tomate apenas contiene grasas. Esta característica, unida a su poder diurético, lo convierte en un aliado de excepción en las dietas de adelgazamiento y de control de peso.

Es, además, un alimento muy rico en licopeno, un pigmento vegetal de la familia de los carotenoides que otorga al tomate su característico color rojo. El licopeno posee propiedades antioxidantes y numerosos estudios han demostrado que su consumo habitual contribuye a reducir algunos tipos de cáncer –como el de próstata, pulmón y tracto digestivo– y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. También se han contrastado sus efectos positivos en la prevención de la arteriosclerosis y del síndrome de degeneración macular, principal causa de ceguera en las personas mayores de 65 años.

Rico en Vitaminas C y A,
Vitaminas grupos B, PP y K.
Minerales: Fósforo, hierro, calcio, magnesio, manganeso, zinc, cobre, potasio y sodio.
Bioflavonoides
Licopeno
Altas propiedades antioxidantes y por tanto un excelente aliado contra el cáncer.
A las ya citadas propiedades se le puede agregar

Resistencia a las infecciones.
Vista (vitamina A)
Prevención de cardiopatía

A continuación te ofrecemos una deliciosa y fácil receta de tomates rellenos de carne

Tomates rellenos de carne al horno
Ingredientes:
5 tomates perfectos
1 libra de carne de cerdo picada
1 cebolla
1/3 de libra de champiñones en láminas muy finas
1 cucharada de harina
1/2 vaso de leche
Sal
Pimienta molida
Nuez moscada
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Queso rallado en hebras

Preparación:
Primero vamos a quitar con un cuchillo bien afilado el culo del tomate. Ahora con un sacabolas vamos a vaciarlo, con cuidado de solo sacar la pulpa y dejar la carne de las paredes dentro. La pulpa la guardamos para cualquier salsa o gazpacho, etc.

En una sartén con el aceite de oliva caliente y a fuego medio vamos a rehogar la cebolla cortada en daditos, con un poco de sal para que sude y pierda el agua. Cuando empiecen a tomar color saltearemos los champiñones un minutito con la cebolla y añadiremos la carne. Salpimentaremos y añadiremos nuez moscada al gusto. Rehogaremos un par de minutos, lo justo para que la carne empiece a tomar color y ahora pondremos la harina. La tostaremos un minuto más y añadiremos la leche. Ha de crearse una salsa espesita, pero jugosa. La carne no ha de hacerse demasiado, para quede jugosa con el horneado. Apartamos.
Encendemos el horno a 300ºF por arriba y por abajo. Los tomates vamos a rellenarlos en el fondo con un poco de queso y sobre éste meteremos con cuidado y apretando, para que quede firme el relleno la carne.

Encima del tomate colocaremos unas hebras más de queso para que funda y haga de tapa, para no secar y tostar la carne. Meteremos en el horno, entre 30 y 40 minutos.

Petitchef

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

September 19, 2017, 6:50 am
Niebla
Niebla
17°C
sensación térmica: 18°C
presión: 1010 mb
humedad: 100%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 6:50 am
puesta de sol: 7:07 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía