Jóvenes en Acción: Una alianza binacional de liderazgo en compromiso social

Jóvenes estudiantes mexicanos hablan sobre programa de intercambio

Estudiantes de secundaria de Monterrey, México, presentan su propuesta de proyecto durante la clausura del primer programa de intercambio Jóvenes en Acción.
Por Jessika Macías
Redactora

Washington – El programa piloto de intercambio Jóvenes en Acción tuvo lugar en Berkeley (California) y Washington DC del 18 de julio al 21 de agosto. Cincuenta estudiantes de escuela secundaria de México, de 15 a 17 años de edad, participaron en clases y actividades con sus contrapartes estadounidenses. El programa fue financiado conjuntamente por la Secretaría de Educación Pública de México (SEP), socios del sector privado de México y el Departamento de Estado de Estados Unidos.

El plan de estudios del programa se diseñó con el objetivo de ayudar a los estudiantes a establecer valores sociales en sus comunidades, así como a mejorar su capacidad de liderazgo y puesta en marcha de servicios a la comunidad. Por otra parte, otro de los objetivos fundamentales es promover el intercambio cultural y contribuir al entendimiento mutuo y la colaboración entre los dos países vecinos.

Durante el último día en Washington los estudiantes mexicanos fueron recibidos en el Departamento de Estado, donde presentaron los proyectos que habían desarrollado durante las últimas semanas y que llevarán a la práctica en sus comunidades a su regreso. Las ideas de los proyectos provinieron de las necesidades que los estudiantes observaron en sus comunidades.

Itzel Valdivia de Guadalajara (Jalisco) dijo que la inspiración para su proyecto fue ver que sus amigos abandonaron los estudios debido a quedaron atrapados por las drogas. Observó que muchos tenían interés en los deportes y las artes, pero esas actividades siempre se les presentaban de una manera aburrida. El proyecto de su grupo se denomina Sana Expresión y ofrece a estudiantes de secundaria una forma de escape para participar en actividades tales como deportes, expresión artística, grupos de estudio y servicio a la comunidad con sus pares, y también ofrece talleres educativos sobre temas como las drogas y la educación sexual.

Es importante escuchar las lecciones que aprendieron los estudiantes mexicanos para entender el impacto que puede tener un programa de intercambio. Uno de los objetivos del programa de intercambio era inculcar en los jóvenes líderes una cultura de servicio a la sociedad. Muchos se dieron cuenta de su potencial en ese aspecto.

En una conversación con un grupo de jóvenes muchachos de Michoacán, éstos expresaron cómo la consolidación de un país se produce de persona en persona, y que puede hacerse en cualquier lugar. Siendo de una ciudad tan pequeña, nunca imaginaron que llegarían a formar parte de un programa como este. Haber tenido la oportunidad de desarrollar su idea y sentir que otros la apoyaban es, según dijo uno de los estudiantes, “es como una puerta que se abre o una pequeña luz que dice ‘si se puede’. Entonces queremos llevar eso”.

Su proyecto, Líderes en Acción, tiene como objetivo proporcionar un centro de recursos para las personas de su pequeña comunidad rural, donde la calidad de vida ha disminuido a ritmo constante desde que el narcotráfico llegara a la zona. El propósito es crear redes que vinculen a los agricultores que quieren volver a plantar cosechas con recursos y herramientas de contribuyentes que pueden ayudar.

Los estudiantes también manifestaron que las actividades del programa les enseñaron a aplicar sus ideas y fortalecieron su capacidad de liderazgo, unidad y confianza. “Este programa amplió nuestra visión sobre lo que realmente podemos hacer, y nos está dando las bases, los contactos y la educación para poner en práctica una idea un poco más ambiciosa”, dijo Alfredo Gómez, de Tijuana (Baja California).

Otro objetivo del intercambio era promover el entendimiento intercultural y poner de relieve la necesidad de que México y Estados Unidos trabajen juntos. Norma Garfias, también de Tijuana, señaló que el programa se creó para que pudieran establecer contacto y pasar bastante tiempo con estudiantes estadounidenses de la misma edad, aprendiendo de ellos y de su cultura.

Itzel, de Guadalajara, admitió haber tenido anteriormente ideas equivocadas sobre los estadounidenses. “Yo tenía un muy mal concepto de ellos, que a lo mejor eran, que no tenían buen carácter, que eran discriminadores. Es sólo algo que los medios nos muestran”. Pero después de conocer a los estudiantes estadounidenses, dijo que piensa todo lo contrario. “Yo creo que no hay buenas culturas ni malas, simplemente son diferentes, y aprender esas diferencias y tomar lo bueno de cada una”.

Norma dijo también que aprendió mucho de los asistentes de las residencias estudiantiles en Berkeley, que fueron escogidos para el programa porque tenían experiencia en el desarrollo de proyectos comunitarios. “Me parece que son unos excelentes ‘modelos a seguir’, figuras a donde ver, o sea, algo que quieres ser cuando seas grande”, comentó.

El proyecto de Norma, Got help? (¿Necesitas ayuda?), tiene como objetivo lograr que estudiantes de sexto grado de su distrito escolar combatan el “individualismo”, lo cual, según ella, conduce a la desconfianza entre las personas y hacia las autoridades. Explicó que los talleres se orientarán hacia la creación de un tejido orientado a la comunidad entre los niños pequeños, sobre todo debido al interés en el tema de la seguridad en su ciudad fronteriza.

Los estudiantes concluyeron el programa con una clara comprensión de la necesidad de colaboración entre México y Estados Unidos para el futuro. Muchos dijeron que habían aprendido que la gente y las cuestiones sociales en ambos países eran similares y que la colaboración intercultural entre los ciudadanos se vuelve fácil cuando se dan cuenta de que no son tan distintos. “Tanto México como Estados Unidos comparten problemas pero también tenemos la obligación de compartir las soluciones”, dijo otro estudiante de Michoacán.

Montserrat Galindo, de México D.F., aprendió una lección muy importante de un seminario en el que participaron en Berkeley: “Cuando tu no compartes tus conocimientos, esos conocimientos no sirven. Y eso es verdad”.

Con el financiamiento continuo de 15 entidades del sector privado, el objetivo es que los estudiantes regresen a México y desarrollen sus proyectos en sus comunidades. Lo que los estudiantes aprendieron aquí servirá de herramienta en ese esfuerzo. Itzel Valdivia confía en que sabe cómo motivar a otros jóvenes de su comunidad para que se den cuenta de que hay problemas en su comunidad que pueden resolver juntos si quieren. “Puedo compartir eso con ellos, hablándoles de mis experiencias aquí, pero más aún con el ejemplo. Eso tendrá un impacto más grande”.

Para Karen González, del estado de Morelos, la lección más valiosa fue sentirse realmente facultada para cambiar su entorno. Resumiendo el programa de intercambio, dijo: “Es algo muy bonito, porque regresamos muy inspirados”.

(Distribuido por la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http://www.america.gov/esp )
Jessika Macías
america.gov

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

June 22, 2017, 8:35 pm
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
29°C
sensación térmica: 32°C
presión: 1010 mb
humedad: 69%
viento: 3 m/s SSE
Ráfagas: 3 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 5:40 am
puesta de sol: 8:32 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía