La artritis no tiene por qué ser dolorosa

La fatiga, debilidad, pérdida del apetito, fiebre, anemia, rigidez matutina, dolor e hinchazón de las articulaciones son indicios de este padecimiento

Si tienes indicios inusuales de fatiga, debilidad, pérdida del apetito, fiebre, anemia, rigidez matutina, dolor e hinchazón de las articulaciones, puede ser que tengas artritis. Un reumatólogo puede darte un diagnóstico adecuado después de tomar en cuanta los antecedentes médicos, un examen físico, radiografías y pruebas de laboratorio.

La causa de la artritis reumatoide sigue siendo desconocida, lo que dificulta su prevención. Sin embargo, existen algunos factores que pueden desencadenarla, aunque no son condicionantes, por ejemplo, genéticos, ambientales (algunas infecciones pueden alterar las células del sistema inmune), tabaquismo, y/u hormonales (por cada tres mujeres sólo un hombre la presenta).

Asimismo se ha comprobado que es un padecimiento que afecta a personas a partir de los 16 años de edad hasta ancianos, sin embargo, es más común en personas en etapas productivas, es decir, entre los 35 y 55 años de edad.

La artritis no tiene porque ser dolorosa
Anteriormente, la terapéutica sólo se enfocaba en reducir los síntomas de la enfermedad, pero no se actuaba para detener su progresión. Desde hace varios años existen medicamentos que modifican la progresión de la enfermedad, tanto no biológicos, como biológicos, lo que permite aliviar los síntomas, detener el avance del padecimiento y mejorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes.

Antes quienes sufrían de artritis reumatoide parecían estar destinados a una vida de dolor, inflamación y deformidades causadas por esta condición, sin embargo, las innovaciones terapéuticas actuales apuntan a devolver la calidad de vida al paciente.

Es así, como se han identificado sustancias clave que actúan en el organismo produciendo la inflamación característica del padecimiento. Estas sustancias se denominan citocinas. Su incremento también causa otras complicaciones como: anemia, fatiga, pérdida de peso, osteoporosis, y trastornos del humor.

Diversos tratamientos
En años recientes se han desarrollado diversos medicamentos denominados modificadores biológicos que bloquean algunas de las citocinas que participan en la enfermedad o modifican la función de las células inmunológicas y que han dado resultados muy satisfactorios para el control de la artritis reumatoide.

Quienes padecen esta enfermedad, pues ya cuentan con más opciones de tratamiento, en especial aquellos que habían mostrado resistencia ante otro tipo de terapias. Cabe señalar que los tratamientos disponibles no pueden considerarse como curativos, sin embargo, logran controlar la enfermedad en forma muy satisfactoria.

Mejorar el estilo de vida
El tratamiento para la artritis reumatoide puede incluir cambios en el estilo de vida y terapias físicas como ejercicio supervisado, acupuntura, masajes, meditación, ejercicios de relajación, baile y rehabilitación que contribuirán a la evolución que pueda tener el paciente en cuestión de movilidad. Si el paciente decide tomar alguna de estas terapias, es importante informar al médico, además de recordar que no reemplazan a los medicamentos recetados por él.


Edición Impresa

Clima

December 15, 2017, 7:56 am
Cubierto
Cubierto
-1°C
sensación térmica: 2°C
presión: 1020 mb
humedad: 74%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 7:15 am
puesta de sol: 4:44 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com