Preparadas para este próximo “viernes negro”???

Elabora un plan de ataque para las compras y al ataque!

En Estados Unidos se conoce como Viernes Negro1 (en inglés Black Friday) al día que inaugura la temporada de compras navideñas con significativas rebajas en muchas tiendas minoristas. Es un día después del Día de Acción de Gracias, el cual se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre.

El término se originó en Filadelfia, donde se utilizaba para describir el denso tráfico de gente y vehículos que abarrotaba las calles al día siguiente a Acción de Gracias. El uso de este término comenzó alrededor de 1966, pero no se extendió al resto de los estados hasta 1975. Más tarde, surgió una explicación alternativa, como que «negro» se refiere a las cuentas de los comercios, que pasan de números rojos a negros gracias al superávit.

Esta es sin duda una de las festividades más importantes en Estados Unidos y es la apertura de la temporada de compras navideñas. Almacenes y tiendas ofrecen precios de rebaja y por eso miles y miles de personas repletan esos lugares desde muy temprano. El comercio revierte los "números rojos" (pérdidas) y entra en “números negros” (ganancias).

Pero ¿por qué se le llama viernes negro? Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero sí es un hecho que durante ese día los precios al menudeo bajan considerablemente. Las tiendas ofrecen como ganga lo que no pudieron vender durante la primavera, el verano y el otoño, y “regalar” esa mercancía cuesta menos que pagar su almacenamiento. Además, las modas cambian y muchos artículos deben reemplazados, dejando a la mercancía pasada con menos valor. Es por ello que las tiendas y centros comerciales se llenan de multitudes que “oscurecen” el espacio.

Es bueno tener presente que la mayoría de los artículos y artefactos a la venta, por lo general son los que nadie quiso. Eso explica el porqué de las gangas. Así que antes de sacar compulsivamente los dólares o las tarjetas de crédito hay que recordar que lo que estuvo de moda el verano pasado podría estar caduco para el que viene. Es mejor comprar con moderación, pensando bien en la utilidad que se le dará a cada compra.


Elabore un plan de ataque para las compras del Viernes Negro

El “Viernes Negro” es uno de los días de compras más concurridos del año. Anualmente, miles de compradores inundan los centros comerciales desde las primeras horas de la mañana, tratando de obtener las mejores ofertas para sus regalos de temporada festiva. Como hacer sus compras junto a tantas personas y tener a disposición tantas ofertas puede ser confuso, la elaboración de una estrategia de compras para el “Viernes Negro” puede darle cierta organización al caos.

Las visiones de las compras el “Viernes Negro” pueden traernos a la mente compradores frenéticos golpeando las puertas de las tiendas para disfrutar de precios enormemente reducidos en la caja registradora. Aunque este día de oportunidades atrae a grandes multitudes, hay una manera de hacerle frente al desorden.

• Haga una lista de compras. Piense con anticipación en lo que va a comprar. Saber lo que quiere le ayudará a determinar las tiendas que visitará. Esto no sólo le ayudará a escoger una o más tiendas para comprar, en vez de recorrer una por una y atascarse en el tráfico humano.

• Revise los anuncios con una semana de anticipación. Muchas tiendas comenzarán a anunciar sus ofertas y horarios del “Viernes Negro” con una semana o más de antelación. También podría haber algunos sitios Web “aguafiestas” que filtran información acerca de las ventas de ese día. Así el público puede saber lo que tienen a su disposición, y planificar sus compras como corresponde. Además, algunas tiendas tienen “reglas” a seguir, como un sistema de distribución de pulseras de identificación o de números, para evitar el abarrotamiento de personas en la puerta.

• Comience a ahorrar desde temprano. Aunque el “Viernes Negro” es el día de grandes ofertas, no sería inteligente gastar todo su presupuesto ese día. Dedique los meses o semanas previos a prepararse para las compras de ese día. Establezca un límite de gastos, y regrese a casa antes de gastar todo lo que tiene.

• Descanse. Organice la cena del Día de Acción de Gracias temprano, para que pueda irse a casa a tiempo y descansar lo suficiente. Todo el que se proponga hacer compras el “Viernes Negro” debe irse a la cama temprano, considerando que muchas tiendas abren sus puertas desde las 4 a.m.

• Desayune bien. Los compradores deben desayunar para tener energía suficiente y sobrevivir esas compras matutinas.

• Lleve almuerzo o merienda. Es muy probable que los expendios de comida rápida y los restaurantes de los centros comerciales estén llenos el “Viernes Negro”. Evítese las largas filas llevando comida en una bolsa. Esto le ahorrará tiempo y dinero. ¿Por qué no hace un sándwich con el pavo sobrante de la cena del Día de Acción de Gracias?

• Lleve ropa cómoda. Las tiendas abarrotadas son generalmente calurosas y caóticas. Lleve varias capas de ropa para que pueda quitársela adecuadamente. Trate de dejar los abrigos voluminosos en casa, pues podrían ser una molestia a la hora de las compras. Los compradores deben usar además zapatos cómodos para soportar largas horas de caminatas y esperas.

• Infórmese de la política de devolución de las tiendas. Incluso el plan más elaborado puede terminar en la devolución de uno o dos regalos. Vale la pena estar al tanto de las tiendas que aceptan devoluciones de artículos comprados el “Viernes Negro.”

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com