Puedes estar a la moda sin gastar innecesariamente

Haz de las tiendas tipo 'outlet' tus aliadas en tu carrera por el ahorro...

Niños y mayores, clásicos y modernos, conservadores o fashions. No importa cuál sea tu estilo de vestir, seguro que te mueres por un abrigo de Burberry o un top de lentejuelas de Versace. Claro que el problema es que si te compras alguno de ellos, probablemente estés sin comer un mes y no es plan, ¿verdad:1 Para satisfacer el gusto de los más exigentes ahora ha llegado la solución y no hace falta arruinarse para ello.

Vestir ropa de marca ya no es un reducto para unos cuantos privilegiados. Los rápidos cambios de las modas y el aumento del poder adquisitivo ha hecho que la mayoría de las tiendas tengan que renovar sus mercancía muy a menudo. Las rotaciones únicas de cada temporada han pasado a la historia y, por supuesto, hay que hacer algo con esa ropa que sobra y que, en el fondo, todavía no ha pasado de moda.

Las tiendas outlet
Para poder sacar a la venta esa ropa y que no se quede olvidada en el fondo de las estanterías, se han creado los outlets, tiendas que venden ropas de otras temporadas con un mínimo del 30% de rebajas. En estos establecimientos puedes encontrar desde un vestido de Carolina Herrera hasta unos zapatos de Camper. Pero no sólo ropa de otras temporadas, también se vende la ropa que tiene defectos de fabricación, en ocasiones prácticamente inapreciables.

Cuidado con los excesos
Los outlets, al estar sujetos a la renovación de ropa en las tiendas, no tienen un día fijo de entrada de mercancías por lo cual, lo apropiado es pasarse a ver qué ves, sin llevar una idea fija de lo que quieres comprar porque lo más probable es que no lo encuentres. Hay que ir con mucho tiempo y con muchas ganas de revolver y patear muchos metros cuadrados. Es aconsejable salir con un dinero de casa y dejar las tarjetas de crédito guardadas en un cajón ya que puedes volver con un montón de trapitos monísimos y baratísimos pero que son completamente inútiles.

¿Lista para comprar?
Ahora ya sólo te queda darte un par de vueltas e intentar encontrar ese jersey de lentejuelas del que te enamoraste la temporada pasada pero que no te pudiste permitir porque costaba una fortuna. Tal vez, después de unos cuantos paseitos, tienes suerte y lo encuentras.

Acerca del Autor