San Agustín, interesante y atractiva, sitio perfecto para las vacaciones de verano

La arquitectura de estilo español y su antigüedad son las principales atracciones de esta hermosa ciudad de la Florida

Viajar a San Agustín de la Florida es como sumergirse en una máquina fantástica del tiempo que nos lleva a los orígenes, adonde todo comenzó en los Estados Unidos de América. La ciudad de San Agustín de la Florida fue fundada en el año de 1565 por el marino español Don Pedro de Menéndez de Avilés, que llegó con la encomendación de expulsar a los franceses que pretendían ocupar esas tierras, ignorando el título que España tenía sobre ellas al haber sido descubiertas en 1513 por Juan Ponce de León.

Los españoles la utilizaron como sitio clave para asegurar el título de la Florida y proteger las flotas que viajaban hacia y desde España por las aguas del canal de las Bahamas.

Desde Asturias, llegaron 50 familias para ayudar a incrementar la población y afianzar la colonia en la Florida. A partir de entonces, la ciudad ha sido habitada sin interrupción, siendo en nuestros días la más antigua de los Estados Unidos continentales.

Fue por esta zona donde Ponce de León nombró a las costas de los Estados Unidos la Florida. Sin embargo, no fue hasta el 8 de septiembre de 1565 que se estableció la colonia. Huracanes y piratas pusieron al poblado muchas veces en serios apuros, pero perduró y en el presente, con el nombre de St. Augustine es una reluciente ciudad.

Está ubicada como a una media hora por carretera al norte de Daytona, en la costa del Atlántico. Realmente esa travesía entre las dos ciudades es muy interesante y atractiva. Por buena extensión el camino corre paralelo con la costa y aunque no se ve mucho el océano, por lomas que han hecho de protección contra las marejadas, de vez en cuando se ven panoramas preciosos

Agosto y Septiembre son los mejores meses para visitar ya que la ciudad celebra el aniversario de su fundación con diversos festivales que conmemoran la riqueza cultural de este sitio. En el centro es donde el visitante encuentra un sinfín de atracciones tanto históricas como de diversión. Hay varios museos entre ellos, “El Museo Lightner” y el “Mercado de las Antigüedades”. El museo consta de tres pisos con las colecciones de unos de los benefactores de la ciudad, Otto Lightner.

El mercado de las antigüedades está construido sobre la parte superior de una enorme piscina interior del Hotel Alcázar que fue construido en 1888, que antes se encontraba en este edificio. Entre los puntos de interés también están el “Castillo de San Marcos”: Fuerte Español fundado alrededor de 1672 que sirvió como frente de defensa contra los ingleses y franceses. El “Zorayda Castle” (Castillo de Zorayda), el parque de la Fuente de la Juventud y la Finca de Cocodrilos.

Vale la pena visitar las casas incluidas en el tour de la ciudad, como la casa Ximénez-Fatio y la Sánchez de Ortega. La Plaza de la Constitución, empedrada solía funcionar como el centro comercial de la antigua ciudad. Se encuentra situada frente a la Bahía de Matanzas y el Puente de los Leones por un lado y frente al mercado público de 1800 del otro. Situado en la convergencia de las calles King, George Charlotte y Cathedral.

No se puede pasar por alto el paraje donde Avilés y los suyos desembarcaron, hoy patrimonio de la Iglesia Católica, que lo mantiene y venera como el lugar más santo de América, por tratarse el primer lugar de los hoy territorios norteamericanos en donde se celebró la Santa Misa. Un espacioso y grato parque para la oración y la meditación, cuidado y arbolado, junto al mar, amparado por una cruz muy elevada, salpicado de rincones de referencia mariana y custodio de la ermita en donde se venera a la Señora bajo la nada corriente advocación de “Our Lady of la leche”, (“Nuestra Señora de la Leche”) en una imagen de la Virgen lactante.

Los habitantes de San Agustín no esconden el orgullo por su pasado español, del que hay vestigios permanentes en el paisaje urbano. Y todavía hoy los nombres de las calles denotan la pasada presencia hispana: las calles de Valencia, de Granada, de Córdoba, de de Soto, de Avilés, de Cádiz, de Zaragoza, de la Artillería; y las casas con blasones, el Hospital Militar, la casa de los Mesa, la de los Peso de Burgo, la de los Ximénez-Fatio, la de los Hita, la de los Gallegos, y hasta la catedral, en la que campean los escudos español y norteamericano, hacen eco de lo que la ciudad fue. Y ese eco resuena incluso en la vida local, toda vez que, aunque se trata de una ciudad en la que la lengua inglesa prevalece, se mezclan en el habla local palabras del español colonial y hasta la vida es mucho más a la española que otras ciudades norteamericanas: vías estrechas, terrazas junto a los bares, parques donde corretean los niños, iglesias y misa de doce. Por seguro no se va aburrir con este paseo, pero dado el caso, no muy lejos están las playa de Daytona con otra infinidad de atracciones a lo largo de la costa. De la cual hablaremos en otra ocasión.

Redacción/ New Jersey

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

October 17, 2017, 2:35 am
Niebla
Niebla
5°C
sensación térmica: 7°C
presión: 1030 mb
humedad: 100%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 7:15 am
puesta de sol: 6:23 pm
 

Moda Asimetrica, siempre vigente!

Con qué calzado complemento los pantalones pitillo

Betsey Johnson Primavera Verano

Diane Von Furstenberg Otoño

Jean Paul Gaultier y su rebeldía